✈︎ MARRUECOS EN 10 DÍAS ✈︎

Este itinerario por libre lo fuimos construyendo luego de leer a muchos viajeros en foros, blogs y relatos. La parte más difícil fue elegir cuáles ciudades marroquíes íbamos a visitar y sobre todo en que orden hacerlo! Nos ayudamos con un mapa para marcar las distancias y conexiones de bus y tren entre ellas. Siempre algún lugar nos queda pendiente para el próximo viaje, por eso nos dedicamos a investigar antes sobre cada destino para conectar nuestros deseos con nuestras elecciones.

Día 1

Volamos desde Barcelona hacia Tánger, donde nos esperaba nuestro grand taxi para emprender el camino de casi 3 horas a nuestro primer destino: el Pueblo Azul.

★ Tips: Antes de arribar coordinamos el traslado con Hamid a través de WhatsApp (+212662375453), por el valor de 60 euros (septiembre’19). El grand taxi se utiliza para trayectos entre ciudades y el precio se acuerda con el conductor ★

Vista hacia una escalera que conduce a otros pasillos dentro de la medina de Chefchaouen

La ciudad de Chefchaouen se fundó sobre un pequeño emplazamiento beréber o bereber, que hace referencia a los habitantes del norte de África. Luego fue poblada mayoritariamente por exiliados de al-Ándalus, tanto musulmanes como judíos. Existen variadas teorías sobre el color azul de sus paredes, puertas y calles. Mas allá del motivo, caminar entre sus tonos azules, es una experiencia mágica que atrapa nuestros sentidos.

Nos alojamos en el centro de la medina en el hotel boutique La Petite Chefchaouen, que posee una terraza con vistas increíbles a la ciudad.

Desayuno en la terraza del hotel La Petite Chefchaouen

★ Tips: En Marruecos es importante saber que la medina es la ciudad árabe antigua, alrededor de la cual se construyó una muralla y que concentra la típica vida comercial marroquí

El Pueblo Azul está habitado por muchos gatos de ojos celestes o verdes.

★ Tips: La recomendación que leímos y repetiremos es “piérdanse entre sus calles”, siempre con la cámara lista porque cada rincón amerita una foto!

Día 2

Iniciamos nuestro recorrido por la Plaza Uta el Hamman, en donde se encuentra la alcazaba (kasbah) del siglo XV. La plaza está rodeada de bares y restaurantes en donde pueden degustarse los platos típicos marroquíes y de terrazas para disfrutar el espectáculo del atardecer sobre las casas azuladas. Además, es visita obligada el mirador de Ras al ma y el lavadero público. Si en su paso por esta ciudad coinciden con un día lunes o jueves, pueden aprovechar para visitar el mercado que se monta fuera de la medina, donde la gente de la montaña baja a vender sus productos.

Finalizamos el día visitando la Gran Mezquita y la plaza El Houta.

★ Tips: Si quieren beber una cerveza con alcohol o aperitivos, el lugar ideal es el bar del “Hotel Parador”. En septiembre del 2019 conseguimos ambas opciones, aunque unos amigos, unos meses después, sólo encontraron tragos en la carta

Vista a la Plaza Uta el Hamman y a la alcazaba

★ Tips: Con un petit taxi (cuyo precio es muy económico) fuimos a la oficina de CTM en la terminal de autobuses para comprar los pasajes hacia Fez. Los horarios de salida a Fez son 10:45, 13:30, 15:10 y 18 hs. y el viaje dura entre 4 y 5 horas (www.ctm.ma)

Día 3

Salimos a la mañana en un micro con destino a la capital imperial de Fez. La experiencia del servicio fue muy buena, aunque destacamos que, en pleno mediodía, el calor marroquí se sentía dentro del bus. Llegamos a horario y tomamos un taxi hacia nuestro primer Riad (Riad Boutique Borj Dhab Fez).

★ Tips: Los “Riads” son casas o palacios, caracterizados por un patio central, decoración marroquí y ubicación céntrica dentro de la medina, con un trato muy cálido y cercano hacia los huéspedes

Té con menta como bienvenida en el Riad Boutique Borj Dhab Fez

Un té con menta después, salimos a recorrer la medina, con mapa en mano y siguiendo las indicaciones para entrar y salir de la misma por las calles Talaa Kebira y Talaa Seghira (ambas comienzan desde Bab Bou Jeloud, conocida como “puerta azul”). Estas dos arterias principales se pueden tomar como referencia y te permiten recorrer la medina de ida y de vuelta sin perderte, simplemente leyendo los carteles indicadores.

La famosa Bab Bou Jeloud o “puerta azul” de la medina de Fez

Tips: “Bab” siginifica “puerta” en árabe. Las diferentes puertas de acceso a las medinas marroquíes sirven como punto de referencia a la hora de perdernos entre sus callejuelas

Locales en los distintos zocos de Fez

Día 4

Para el segundo día contratamos un guía oficial local de habla hispana, con quien caminamos 5 horas por la medina y sus alrededores. Recomendamos tomar un tour guiado ya que te permite, en menos tiempo y sin caminar en círculos, conocer los lugares más importantes.

A bordo de un petit taxi nos llevó a Dar al-Makhzen (Palacio real) con sus imponentes 7 puertas de bronce, que representan a los siete días de la semana y a los siete niveles de la monarquía. Pasamos por la calle principal de la Mellah (barrio judío) que conserva su impronta en las edificaciones y en las tiendas especializadas en joyería. Atravesando puertas y admirando las murallas, llegamos al jardín Jnan Sbil, una pausa en la naturaleza antes del movimiento que nos esperaba detrás de la Bab Bou Jeloud (puerta azul). En la caminata entre vendedores y bullicio, nos detuvimos a contemplar Dar al-Magana (reloj de agua)y la Medersa de Bou Inania.

★ Tips: Las “madrasas” o “medersas” son instituciones dedicadas a la enseñanza religiosa

Venta de productos frescos en la medina de Fez

Nuestra próxima parada fue la plaza Nejjarine, cuyo nombre significa “carpintero” o “ebanista” en árabe, donde observamos a los carpinteros trabajando en las calles de la medina. También se encuentra allí una fuente del siglo XVII, una de las más antiguas de Fez, y el Museo Nejjarine de Arte y Artesanía de la Madera, considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1916.

Seguimos con la Medersa Al Attarine y la Mezquita Al Karaouine, como en otras mezquitas o palacios, los turistas no tenemos el ingreso permitido, pero acercarse a admirar sus puertas y fachada es visita obligada para todo viajero. A continuación, nos sorprendemos con la plaza Seffarine, donde metales y bronce brillan en manos de los artesanos que a nuestro paso no detienen su producción.

Puerta de ingreso a la Mezquita Al Karaouine

★ Tips: Los zocos (mercados) se dividen según el tipo de producto que comercializan: Zoco de la Henna, Zoco Attarine, Zoco Nejjarine, Zoco Sekkatine, Zoco Bellagine y Zoco Chemainne

Artesanos trabajando en la plaza Seffarine

Con unas hojas de menta para amenizar los aromas, llegamos a la terraza de un local con vistas a la curtiduría Chouwara. Allí pudimos observar las técnicas con las que trabajan la piel de animales para convertirla en cueros de variados tintes.

Vista desde la terraza de un local a la curtiduría Chouwara

Mientras seguíamos descubriendo callejones, atravesando los distintos zocos, contemplando la variedad de productos, llegamos a la plaza R’cif y su puerta. Continuamos el recorrido pasando por el palacio Glaoui y nos perdimos entre las calles del barrio Andaluz hasta llegar al Mausoleo de Mulay Idrís II. Después de un almuerzo en el corazón de la medina, añoramos el relax de nuestro riad para calmar nuestras mentes tan estimuladas por este intenso paseo.

Tips: No es fácil para los turistas conseguir una cerveza o vino, pero en las afueras de Fez, a 10 minutos en taxi se encuentra un Carrefour (Centre ville la fiat – Centre commercial Borj) que posee un sector de ventas de bebidas alcohólicas

Día 5

Luego de degustar otro abundante desayuno marroquí, tomamos un petit taxi hacia el mirador de las tumbas meriníes. La referencia para poder llegar al lugar fácilmente es indicarle al conductor que vamos a el Hotel Les Merinides. Las vistas panorámicas son impresionantes, te permiten contemplar a Fez y a sus edificios históricos y religiosos, lejos del ritmo habitual de la vida en los zocos. 

Tips: La estación de trenes “Gare de Fes” se encuentra a 10 minutos en vehículo desde las tumbas meriníes. Los trenes a Méknes salen a cada hora y el trayecto es de 40 minutos (www.oncf.ma)

Mirador desde las tumbas meriníes

Día 6

Comenzamos la mañana con un viaje de 1 hora en tren hacia la próxima ciudad imperial: Méknes. La puntualidad, limpieza y estado de los trenes es excelente. Llegamos a nuestro Riad Zidania, un oasis ideal para disfrutar de los atardeceres en su terraza y refrescarnos en una pequeña piscina luego de caminar bajo el intenso sol marroquí.

En la primera caminata por Méknes cruzamos la puerta de Mulay Ismaíl, donde a escasos metros se encuentra su mausoleo que estaba cerrado por refacciones, pero, afortunadamente, ya puede visitarse nuevamente. A través de un camino rodeado por muros, observando a nuestro paso bellísimas puertas, pasamos por el palacio Dar El-Makhzen, por los establos reales (Hri Souani) y descansamos a orillas del estanque Swani. El sultán Mulay Ismaíl Ben Sharif fue conocido por tener esclavos cristianos y ejecutarlos en la prisión subterránea de Kara, la cual puede visitarse abonando una entrada. Entre luces y sombras Mulay Ismaíl, fue el autor de estas majestuosas construcciones, quien como su contemporáneo francés Luis XIV, quiso dejar como legado un Versalles marroquí.

La puerta de Mulay Ismaíl para ingresar a la medina de Méknes

Estanque Swani construído por Mulay Ismaíl

Elegimos pasar un tiempo en uno de los restaurantes con vistas a la plaza El Hedim, la famosa puerta Bab el Mansour y el Museo Dar Jamai de arte marroquí. Al atardecer, bajamos a la plaza, que es algo así como una miniatura de Jemaa el-Fna en Marrakech. Es un lugar sumamente concurrido, en donde podés encontrarte animales como camellos o avestruces, músicos y espectáculos de los más diversos.

Vista desde la terraza de un restaurant de la plaza El Hedim

Tips: Si quieren realizar compras recomendamos aprovechar los bajos precios que ofrecen los vendedores de Meknes

Día 7

Reservamos un traslado el día anterior en la recepción del riad, para dirigirnos temprano a Volubilis. Volubilis es un yacimiento arqueológico romano que te transporta en el tiempo. Recorrimos sus ruinas sin un guía turístico y nos sentimos inmersos en la época dorada del imperio en estas tierras. Las columnatas romanas, los restos de mosaicos, los vestigios de grandes construcciones te permiten imaginar el esplendor que tuvo hace 24 siglos. Antes de regresar, hicimos una parada en la ciudad santa deMulay Idrís, donde casi sin opción tuvimos a disposición el servicio de un guía local. Nos alegramos de haberlo conocido ya que con él caminamos casi una hora conociendo los rincones de este bello pueblo dedicado a Idrís I, bisnieto de Mahoma y fundador de la Dinastía Idrísita.

Arco de Caracalla en Volubilis

Vista desde un mirador de Mulay Idrís

De regreso en la ciudad imperial, nos adentramos en el edificio del mercado al cual se ingresa desde la plaza El Hedim y recorrimos el interminable mercadillo, que comienza detrás del mismo. Calles sin asfaltar, puestos callejeros, galerías, los zocos de diferentes oficios, se suceden uno tras otro ante nuestra curiosa mirada. La medina nos envuelve en su mística, y desde cualquier punto podemos observar la cúpula de la Gran Mezquita del siglo XI que nos sirve como brújula.

Atardecer desde la terraza del Riad Zidania

Tips: En la estación de trenes de Méknes sacamos los boletos para un viaje de 6 horas a Marrakech. Tiene 11 horarios de salida diarios que pueden consultar en www.oncf.ma

Día 8

El viaje en tren hacia Marrakech nos ofreció los más variados paisajes desde la comodidad de nuestros asientos. Optamos por el servicio de taxi para llegar a nuestro hotel, que no estaba ubicado en la medina, ya que decidimos finalizar el itinerario con unos días de régimen all-inclusive. Elegimos el Kenzi Club Agdal Medina, que contaba con un servicio gratuito de autobuses hacia el centro de Marrakech. 

★ Tips: Existen numerosos baños árabes o hamman en todas las ciudades de Marruecos, públicos y privados, donde se pasa por distintas salas con vapor, se ofrecen tratamientos estéticos y masajes

Antes del atardecer, llegamos al parque Lalla Hasna desde donde se empieza a vislumbrar la Mezquita Koutobia o Kutubía. Nos dirigimos al Hotel Restaurant Café de France, para conseguir una mesa en la terraza con vista panorámica a la plaza más famosa y bizarra de Marruecos: Jemaa el-Fna. Fue un espectáculo hipnótico observar desde lejos a los vendedores, encantadores de serpientes, juegos de feria, carruajes, turistas haciendo compras, todos transitando un mismo espacio en el que muchas cosas conviven simultáneamente. Llena de movimiento y bullicio, la plaza Jemaa el-Fna era uno de los lugares que más ansiábamos conocer y es imposible que un lugar así sea indiferente a los ojos de un viajero.

Múltiples actividades en la plaza Jemaa el-Fna

Atardecer desde la terraza del Hotel Restaurant Café de France

Día 9

Para explorar Marrakech decidimos tomar un free tour con una duración de 5 horas. A diferencia de lo que nos pasó en otras ciudades, quizás por el cansancio de los días previos, quizás por el clima veraniego, la experiencia del tour nos dejó un poco agobiados. Esta vez sentimos que por libre hubiésemos podido recorrer los mismos lugares en menos tiempo.

Vista al Museo de Marrakech y a la Medersa Ben Youssef

Caminamos por la medina, transitamos la Mellah (barrio judío), y paseamos entre vendedores y burros, por las callejuelas llenas de lámparas, cerámicas, especias, telas y centenares de objetos que queríamos llevarnos de recuerdo. Pasamos por la Medersa Ben Youssef, y disfrutamos un paseo por el interior del palacio convertido en museo Dar Si Said. Muy cerca se encuentran las ruinas del palacio El Badi, que nos permitieron imaginar sus épocas de esplendor.

Marrakech tiene muchos más sitios de interés como los Jardines de la Menara, las tumbas Saadíes, el jardín Majorelle y la Koubba Ba’Adiyn.

Locales de artesanías en la medina de Marrakech

★ Tips: En la parte nueva de la ciudad de Marrakech se encuentra el barrio de Guéliz, que concentra locales internacionales de ropa, cafeterías, restaurantes, y lujosos hoteles

Día 10

Salimos temprano en una excursión privada al Valle de Ourika a 60 km de Marrakech, de la mano de la empresa Maroc Excursions (+212666783362). Durante el camino nos maravillamos con los paisajes, las montañas del Atlas, los pueblos bereberes, su hospitalidad y su exquisito té con menta. Conocimos el trabajo de una cooperativa de mujeres que produce aceite de argán y, por supuesto, nos trajimos varias de sus increíbles preparaciones.

Trekking por las 7 cascadas en Setti Fatma

Llegamos a Setti Fatma, el último pueblo accesible por carretera asfaltada, y emprendimos una caminata a lo largo del arroyo para experimentar sus siete cascadas consecutivas. Para cerrar el tour, almorzamos tajín en la terraza de un pequeño restaurante tradicional, con el arroyo fluyendo a nuestro lado, mientras saboreábamos otro día emocionante de nuestro viaje.

Restaurantes con mesas sobre el arroyo en Setti Fatma

Antes de partir

Marruecos te atrapa en un frenesí de colores, aromas, azulejos, cerámicas, bullicio, que te queda en la memoria como esos sueños tan vívidos que no sabemos si son realidad o fantasía. 

2 thoughts on “✈︎ MARRUECOS EN 10 DÍAS ✈︎”

  1. Pingback: 📝La Medina de Fez desde lo alto - pensandoviajes.com

  2. Pingback: 📝Marruecos: ¿Qué es un Riad? - pensandoviajes.com

Leave a Comment

Your email address will not be published.